Cita del día:

Latidos para el alma!


MusicPlaylist

viernes, 31 de diciembre de 2010

Duele sin ti



De mi viaje por los sueños, contigo me quedo, para cubrir con un manto de colores aquello que llaman invierno y derretir con mi calor los hielos perpetuos que cubren tan lindo corazón.
De mi viaje por la tierra, con mis manos voy recogiendo, las flores más bellas para decorar tu mirada con ellas y pintar tu mundo de lienzos color canela.
De mi viaje por el mar, anhelo los momentos de silencio, respiro de tu aire para llenarme de ti y descansando entre nubes de corales miro a través del espejo mientras descubro el elixir que dé con la manera de atraerte hacia mí.
De mi viaje por el aire aún me queda un recuerdo, el de andar por el viento entre castillos invisibles, volando sin descanso a tu encuentro, mientras el lastre de mi tiempo perdido soltaba y en las nubes para resistir me apoyaba.
Hoy descanso en tu regazo de tan largo viaje, cansado de vagar por mil mundos distintos, hasta ahora que por fin te pude encontrar, acomodando mi vida entre tus deseos para entre los dos, inventar un suspiro que le de aliento a tanto amor de sueños sediento.
Pronto comienza un año nuevo, un periplo de tiempo que trae en su mochila cientos de momentos para compartir y muchos de ellos sedientos de ti y de mi. Regalos que deseo para ti en forma de miradas y roces con el alma, de besos encendidos y ternura sin fin, tiempos para compartir entre sueños aun por cumplir que tengo preparados para ti y aunque hoy estés tan lejos, ya estas aquí, dentro de mi y jamás nadie te hará salir. Así que coge tu maleta, llénala de esos sueños y ven hacia esta estación donde te espero, para emprender este viaje juntos y sentir el placer inmenso de ser feliz.
Feliz Año Nuevo mi vida. Te amo


lunes, 13 de diciembre de 2010

Imagina conmigo!!!




Hoy te quiero dejar aquí una pizca de esperanza,
un reguero de ilusión que llene un poco más tu alma,
que cubra con su manto a la inerte distancia,
y temple nuestros sueños hasta que llegue mañana.

Deseo cerrar mis ojos a la realidad esta madrugada,
para dejarme cautivar, mi amor, por tu dulce mirada,
trayéndola despacito hasta mi vera, aquí en mi cama,
y quedarme prendado de ella hasta que llegue el alba.

Anhelo recorrer con mis dedos el perfil de tu figura,
dejando en cada curva la semilla de tanta pasión contenida,
y deshojar con ternura la suave dulzura de tu piel,
entre sabanas de seda arropados por los besos aun guardados.

Necesito de ti, para en nuestro mundo lograr ser yo,
fundirme con tu vida hasta alcanzar a tu corazón,
cuidando cada día tu amor y mi amor con devoción,
pensando que entre los dos, existe un futuro mejor.


domingo, 5 de diciembre de 2010

Sin ti no existe el tiempo.





Dale al tiempo su tiempo y el te regalara momentos, acumula los minutos para ti y regálales tus sueños sin dudarlo, de ellos nacerán estrellas que iluminaran el cielo con puros sentimientos que colmaran tus deseos y cubrirán con su manto tu amor, aplacando el frio y dándote calor allá donde el frio anida cuando no estoy.
Vibra con cada resquicio que el reloj te deje a su libre albedrio y busca sin pensarlo el instante necesario para compartir ese tiempo tan buscado, sin proponerle excusas y sin miedos que te roben lo pactado.
A veces caminamos y más que eso, vagamos sin sentido por aquel sendero marcado, que el destino nos propuso sin buscarlo y dejamos al recuerdo ganarnos la batalla, sin pensar que es ahora y mejor que ahora el mañana, lo que nos hace ser fuertes y tumbar la añoranza, vivir de lo que hoy tenemos y aprovechar cada regalo que nos ofrece eso tan preciado llamado tiempo, pues al igual que el sueño más reconfortante finaliza cada mañana, a medida que damos pasos por la vida, dejamos caer momentos y el tiempo se nos acaba.
Mucho después, cuando alcanzamos la calma en nuestro andar, nos damos cuenta mirando atrás que aquello que dejamos caer ya no volverá, pues el inexorable paso del tic tac jamás se parara y nunca nos devolverá lo que no quisimos tocar.
Pero podemos luchar contra ello si nos paramos un momento y vemos que cada minuto cuenta para nuestra vida llenar, buscando entre anhelos el lugar concreto donde plantar nuestros sueños y cada día regarlos con cautela y cuidado, pues si los dejamos marchitar y entre nuestras manos se nos secan, al final desaparecerán entre la bruma de una mañana cualquiera y en el recuerdo se perderán.
Por eso hoy me siento y mirando al cielo me pongo a llorar para con mis lágrimas regar el nuestro y que siga creciendo sin parar en nuestras vidas, llenándolas de momentos, de instantes y sentimientos que nunca se han de borrar ni secar, pues si compartimos esta verdad, si la vivimos con intensidad…, no tendrá final.



viernes, 26 de noviembre de 2010

Soñare queriendo.




Seguiré soñando con mi corazón a pesar de los años,
soñando sin medida por los cuatro costados,
sin pensar en el pasado, sin pensar en el futuro,
tan solo en el presente aunque siempre dé duro.

Olvidaré que la vida los fallos no perdona,
amando al querer y queriendo al amor,
sintiendo lo que siento en cada momento,
sin importar lo que me diga el reloj.

Llenaré el cuenco vacio una y otra vez,
por mucho que se empeñe el destino,
en hacerlo de mi mundo desaparecer,
colocando mis sueños allá donde soñé.

Seguiré soñando..., si! y no hay nada que hacer,
pues vivo de mis sensaciones cada amanecer,
porque ellas me hacen cada día renacer,
creándome de nuevo para así, poder querer.


jueves, 16 de septiembre de 2010

La historia más bella.





Si tuviera que escribir una historia de amor, escribiría una en la que el destino tuviera mucho que ver para juntar a dos personas, una de esas historias que llenan páginas de pasión y dramas, de maravillosos momentos y penurias compartidas, una historia donde el amor crecería a medida que las páginas fueran aconteciendo y nada ni nadie pudiera con él.
Escribiría de los porqués de tanto cariño, de cómo los problemas se superan si existe el amor verdadero, de como una sonrisa cura una lágrima y un te amo un dolor. Sopesaría los pros y los contras de tan bella historia, demostrando que un corazón lleno jamás se rompe ante la adversidad por muy dura que fuera.
Las palabras encadenarían los acontecimientos que se sucederían sin pausa creando un bello cuadro de colores impregnado, destacando los valores incalculables de aquellas sensaciones donde reside la semilla de lo eterno y posando en las hojas las letras adecuadas que den con la llave para abrir la puerta de los sentimientos.
Si tuviera que escribir esa historia, volcaría todo mi sentir y recalaría en los relatos que se adueñan de los días, para cubrir con garantías el dulce y a la vez amargo devenir de los hechos, pues al fin y al cabo no inventaría nada nuevo ya que en algún lugar de este planeta, alguien se sentiría identificado con ella y calaría muy hondo en su corazón.
Contaría de como el amor se apodera de las vidas entre bambalinas, dando la oportunidad al ser humanos de gozar de aquello tan anhelado, sin pensar más allá del escenario que lo que sus corazones crearon nadie será capaz de derribarlo.
Así todo, las palabras dirían de su trama, lo que los sueños claman a gritos por tener y paseando entre líneas, acogerían sin temor su esencia para modelar con su aroma una bella historia más, que entraría a formar parte de la vida de cualquiera sin pensar mi amor, que si la escribiera, sería sin duda la nuestra.


miércoles, 15 de septiembre de 2010

Abrigame con tu amor





Regálame el tiempo que perdí buscándote en cada noche que no te encontré. Dame el aire que necesito para respirar y deja que un susurro tuyo acaricie suavemente mi vida para saciarme de ti mientras aspiro de tu esencia y te siento entre mis venas recorriendo mi cuerpo, como la sangre que tengo y al verte se altera.
Oblígame a mirarte de frente para nunca de vista perderte y aunque caminara a tu lado, no me sueltes nunca la mano, déjala prendida de por vida a tu corazón para sujetar este amor que pesa tanto sin poder rozar tus labios.
Cuenta conmigo los minutos que del tiempo se van descolgando mientras recogemos algunos, que perdidos, el viento se había ido llevando a la morada del olvido y guardemos su latido junto al nuestro para así darles sentido.
Acompáñame en mi viaje sin preguntas y deja vacio tu equipaje de respuestas, llenémoslo con palabras nuevas y arranquemos las etiquetas de la prisa, para así posar tiernamente nuestras vidas en aquellas estaciones donde reine la alegría y pasar de largo de las que viva la desdicha.
Entrégame tu vida y te regalare la mía sin dudar, solo así te pudiera dar aquello que anhelas en tu soñar, pues si la tuviera, de ella habré de cuidar como si la mía fuera y si mimarla cada anochecer entre suspiros con el sabor de tus labios pudiera, seria todo mi placer cubierto con tus ganas y mi dicha al unísono completada.
Recuérdame cada día el porqué de este amor y yo te responderé con un te quiero que se te clavara en el corazón, deshojando con su palpitar en cada amanecer, los motivos de lo que dice mi mirada cuando en tus ojos se planta y descifrando en tu sonrisa el placer inmenso de tenerte a mi abrazada, mientras despiertas al alba de los sueños que te atan a mi alma y te nutres de mi amor para sentirte cada día más amada.


lunes, 30 de agosto de 2010

De entre todas, la mia es ella.






Alcance a tocar con mis manos una estrella, una noche que soñando, entre todas brillaba más que cualquiera de sus gemelas. Pero ella fue distinta a las demás, pues al rozarla por primera vez, en mis manos se quiso quedar y desde entonces cada noche que a mi vuelve, mis caricias la enternecen, mi amor de ternura cubre su esplendor, mi arrullo la duerme, los mimos que de mi corazón se desprenden la mecen en el placer de entre sueños tenerme y a pesar de la distancia, a su lado me siente.
Alcancé a tocar el cielo entre sus pétalos, deshojando los míos para ella, amando su tacto al cerrar mis ojos e imaginando el jardín donde descansaba su antojo. La deshice en elogios por su belleza natural y comparándola entre todas las demás, a ninguna más quise mirar, pues su belleza era tal, que la vista de ella no podía apartar.
Alcance a soñarla tan despacio, que con solo apagar la luz, hasta podía sentirla entre mis brazos, acariciando con ternura su rostro mientras con mis labios besaba sus labios, fundiendo con ese abrazo su cuerpo y mi cuerpo, en un paisaje dorado de retales bordado, que encendía la pasión y la dejaba dormida a mi vera, aprovechando para mirarla horas enteras y así quedarme hasta que el alba viniera.
Alcance..., si! aquella noche una estrella, apenas alzaba el brazo y parecía que mis dedos la mecieran. Pero de tan lejana que era, imagine que en otro mundo anidaba su estela y para alcanzarla quizás mi vida perdiera, quizás mis sueños perdiera, quizás mi alma perdiera, pero si una noche miraras al cielo, y dos estrellas juntas vieras, recuerda mis palabras y piensa..., que al fin a su lado mi amor se encuentra y por toda la eternidad nuestro amor brillara en las noches negras, acompañando a la luna y a millones de enamorados que como yo..., sueñan.


viernes, 20 de agosto de 2010

Quimeras en el aire.





Si pudiera salir de mis sueños, alcanzaria tus manos con la mías para cubrirlas de caricias, dejaría mi piel fundirse con la tuya entre roces repletos de ternura y sentirías lo que yo siento, traspasando este amor desde mis dedos hasta tu interior, dándote el necesario calor, para calmar este dolor por la ausencia que dicta la distancia entre los dos.
Si traspasar pudiera esa barrera, en mis brazos te acogiera con ese candor que vibra apasionado al compas de mi corazón y bailaríamos nuestro amor por las callejuelas, dejando a nuestro paso el eco de todo este sentimiento, que guardado espera impaciente el momento de soltar las riendas, para desbocado acompañarnos en nuestro caminar por aquellos senderos que hubiéramos de inventar.
Si alcanzar a cruzar ese umbral pudiera, dejaría a mis labios hablar, rozando los tuyos con la dulzura de mi amar y te contarían de mis penas y mi pesar que luchan a diario por descansar y olvidar este padecer de no tenerte más allá de mi lecho, en esas noches que el viento me trae tu recuerdo y tu voz me entrega el sentimiento que brota de tu interior, cuando los temores desaparecen entre la palabra y el sueño de querernos sin condición.
Si atravesar esa fina línea pudiera y mis ojos sobre los tuyos alcanzaran a estar, la mirada enamorada del verde esperanza, se atrevería a contar de tanto amor que por entregar quedara entre dos almas que se aman, relatando con su calma las palabras necesarias, para hallar el modo y manera de jamás perder la creencia de que al llegar la mañana sea tu mirada la que me haga despertar.


jueves, 19 de agosto de 2010

Una tarde cualquiera





Salgo del portal y miro al cielo, veo su azul bañándome la piel y al calor correr por mi pecho en forma de sudor de verano que surge nada mas ducharte, aun así huelo el aroma del perfume mezclándose con el PH que sale de mi camiseta y sigo adelante. Comienzo a bajar la cuesta que tanto me va a joder subir después, me acoplo los auriculares del MP4 en mis oídos y las gafas de sol en mi cara, para así evadirme del mundo que va surgiendo a mi alrededor como la hierba en las cunetas, sin control.
Voy observando a la gente, ellos no me ven, pero les observo! Cada uno de un color diferente, de países muy distintos, llegados hasta aquí con esperanza y cuando les miro me pongo a pensar si aquel de la cresta o aquel skin, o esa que va de latín King, aquel que está pidiendo un cigarrillo con pinta de tener el mono y oliendo a sudor tres metros antes de que llegue hasta él y me toque a mi comerme su aliento cuando me pida un pitillo, si a todos ellos y alguno más la esperanza no se le quedaría en el camino recorrido hasta llegar aquí, desde allá de donde partieron.
Salve el obstáculo del drogata porque pilló a una pobre a la que le saco tres cigarrillos, mas por miedo que por pena.., se le veía en la cara!
Prosigo mi camino y suena una de Queen en mis oídos, me relajo un poco y mis pasos avanzan entre el tumulto de personas que pueblan estas callejuelas, antaño parte importante de un núcleo urbano, hoy pasto del dolor humano, en forma de miseria y desazón.
Pero a medida que me acerco a la claridad que dejan pasar los edificios, ya no tan pegados, la vida cobra otro sentido y mirando hacia atrás me doy cuenta de lo mal repartido que esta el mundo. Allí tan negro y aquí tan blanco.
Estamos en Agosto y a media tarde salir a pasear es una opción apetecible, no solo para mi, aunque los 25º grados que marcan los termómetros de la calle puedan insinuar lo contrario. El caso es que desde mi mirada anónima, escondida tras los cristales, voy viendo pasar la vida y a quien la vive conmigo a la par.
Me surge espontanea una sonrisa al ver como un niño disfruta de su helado y al otro lado de la calle dos jovencitos se besas apasionadamente, sin importarles quien pase a su vera mientras miran el escaparate de una tienda de ropa, un poco moderna ya para mi, pero muy apetecible para ellos.
Yo sigo a mi rollo de pasar de todo mientras camino, haciendo que no me fijo en nada, pero quedándome con miles de detalles mientras otra canción empieza a sonar..., es Bonie Tayler y el ritmo de la misma hace que sin querer acelere mi paso un poco y mis dedos disimuladamente se muevan al compas de la melodía.
Entre tanta gente, de vez en cuando elevo mi mirada al cielo y me quedo con algo que muchos no ven, aquellos edificios antiguos ya restaurados y sus fachadas limpias e impolutas de nuevo, después de haber pasado el tiempo por su piedra arañando sus capas. Son como vestigios de lo que fue antaño aquella ciudad y hoy simplemente esta reinventándose a si misma para cubrir otras expectativas de cara a un futuro incierto, donde cada uno va cada día mas a lo suyo y el horizonte no es tan claro como muchos quisieran.
Así voy pasando el tiempo, entre calles estrechas llenas de tiendas y escaparates que gritan COMPRAME!! que estoy en rebajas, mientras mi mente se traslada a miles de kilómetros cuando veo a esas parejas cogidas de la mano, dándose su tiempo para reír, su tiempo para hablar, como adolescentes o maduros enamorados que disfrutan a cada paso de la compañía que yo no tengo y desearía en esos instantes poder mirar, tocar o besar.
Mira que gracia!, suena ahora una canción romántica, como queriendo acompañar ese momento, dándole mas énfasis a mis sentimientos de lo que quisiera, pues bastante doloroso es no tenerla, así que agacho un poco la mirada y continuo mi camino esquivando personas, evadiendo sufrir, pero sin dejar de pensar en ella.
Paso cerca de un personaje peculiar y me paro por un instante, esta inmóvil, con la mirada fija en la nada, simplemente está! y le echo un par de monedas, quizás sea una ayuda para la cena de esa noche, al fin y al cabo cada uno nos buscamos la vida como podemos y tan digna es la suya como la mía, ni siquiera me ha mirado por cierto!
Así que me pongo de nuevo a caminar escondido en mi vida y me voy alejando de ese lugar, abriendo la calle hacia el centro de la ciudad para perderme entre su maraña de calles y empedradas aceras mientras sigo a lo mío, y observando al mundo pasar. Al fin y al cabo soy humano, o que creías!!?


martes, 17 de agosto de 2010

Ojala pudiera!





Quisiera para mí la sapiencia necesaria para aprender a amar y no dar hasta mi último aliento por quien amor siento, aprender a querer guardando para mi sin dejar de regalar sentimientos, aprender a soñar sin perder de vista la realidad y caminar sin miedos por ese sendero llamado vida.
Tratar de entender cómo se puede tener sin ver, besar sin rozar, acariciar sin tocar, oler sin respirar o mirar teniendo los ojos cerrados y así agarrarme con fuerza a lo que nace de mis adentros cada amanecer y no dejarlo escapar.
Poder con mis dedos hundir las teclas y que surjan melodías para ti, siguiendo las partituras entre notas de colores que pintaran los días y las noches de mil tonalidades dando luz a la oscuridad y calor a los temores.
Retozar como un niño entre unos brazos cálidos que arrullen las palabras y deshojen las miradas, aplacando el ansia entre nubes de magia, que son las que llenan una cama cuando dos se aman y recoger tus besos caídos cada madrugada entre los pliegues de las sábanas, para sentirlos de nuevo al despertar y observar en tu piel de seda como los míos quedaron tatuados con pasión y van desapareciendo al compas de los latidos de tu corazón.
Me gustaría aprender cada día, no a amarte más, sino mejor y que de tus palabras salga la fuerza necesaria para ir rellenando un corazón cada alborada, que muere por regalarte todo lo que alberga en su interior. Pues en esto del amor nunca se acaba de aprender y "nada" es uno, mientras "todo" es dos.


viernes, 23 de julio de 2010

Aquel rincón olvidado nunca se va.







Sientes como una punzada en lo más profundo de tu ser, notando como te atraviesa sin compasión los sueños y los va haciendo añicos mientras el verbo amar desaparece entre la nube de dolor que tiñe el cielo, cubriendo de noche negra el azul del mar.
Comparecen los fantasmas de antaño a la cita de nuevo y se sientan pacientes a esperar, mientras se te juzga sin piedad por el simple hecho de amar, dándose el tiempo necesario para escuchar la sentencia que condene de nuevo a tu ya tambaleante corazón.
Son pacientes y despiadados, no conocen la compasión, pues de sus finas capas surgen con pasión desmedida los tormentos y penurias que te arrastran hacia el abismo que esperaba paciente tu vuelta, para recogerte entre sus muros de dolor, cerrar las puertas y encadenarte a la piedra más grande que existió y así te quedes por siempre en tan desolado lugar.
Que fácil es decir adiós cuando no amas con el corazón, cuan absurdo el engaño que enmascara la realidad, construyendo un castillo de papel que al mojarse con las lágrimas se deja caer, dejando aparecer la verdad de aquella historia sin final sobre un sueño inmortal que todo ser humano busca y casi nunca se logra encontrar.
Pues para hallar esa esquiva felicidad, mil caminos has de recorrer y mil batallas ganar sin desfallecer hasta quedar exhausto y sin esperanza alguna a la que poderte coger y quizás entonces, cuando herido de muerte se halle el maltrecho corazón, apareciera en el horizonte una pequeña luz que guiara el camino de vuelta a la razón, dando esas fuerzas necesarias para empezar de nuevo y la oportunidad de asirte con ganas y esperanza a la fe de curar con su brillo esa duda existencial que nos acompañara toda la vida hasta el final. Saber de verdad si lo que lograste con tu forma de amar fue solo un espejismo o la autentica verdad de haber amado sin condición. Muriendo con la certeza de que lo que te llevas en tu interior es el más puro sentimiento que jamás nadie invento, pues estuvo contigo en todo momento y lugar, dormido o despierto, pero siempre a tu vera para alcanzar en apenas instantes de una existencia la cima del amor.
Solo entonces entenderás que a pesar de los porqués, de los duros momentos que pudiste padecer, de los miles de minutos que creíste perder, nada se podrá comparar a su sentir y antes de cerrar por última vez tus ojos veras que de todo lo que diste, nunca te habrás de arrepentir, pues en la virtud de dar está impresa en letras transparentes aquella que llaman perdonar.


domingo, 18 de julio de 2010

Tan lejos, a tu lado.






No sabes cómo adoro la soledad a tu lado y como siento tu respiración colarse por mis sentidos hasta dejarme repleto de ti. Y como a mis oídos llega el pausado latir de tu corazón acompasado con el mío, como el ritmo de una melodía que suena de fondo mientras nos amamos entre palabras plenas de esperanza, que son el motivo de la espera impaciente mientras llegas a mi vida y te quedas para siempre a vivir en ella haciéndola nuestra.
Conservo de cada instante ese recuerdo que engalana el despertar cada mañana, dándome tu sonrisa como desayuno y el sabor de tus labios en los míos desprendido de los besos robados en cada sueño, donde apareces y te vas, como las nubes cuando la tormenta desaparece.
Cuento los días, minutos y segundos sin final, hasta que pueda encontrar tu mirada entre la gente, esperando impaciente como un niño, mi amor, el desenlace de este cuento que escribimos a diario entre los dos, con sus aventuras y desventuras, con sus dulces y amargos, con sonrisas y deleites, con miedos y esperanzas, pero con letras del corazón sacadas que impregnan los papeles del calendario y reciben con agrado un nuevo amanecer.
Compro un billete cada día con destino a tus brazos y espero impaciente en el andén que aparezca ese tren por el horizonte, para montarme en él y acomodar mis sentimientos hasta que pare en tu estación, donde tus ojos brillaran como estrellas para decirme donde estas y se cruzaran con los míos para nunca jamás volvernos a dejar de mirar.


viernes, 11 de junio de 2010

El brillo de una lágrima.






Caen las lágrimas que brotan de tus ojos,
como la escarcha que lloran cada mañana
las secas hojas del otoño en silencio,
resbalando tiernamente por tu mejilla.

Desazonan a la razón que nubla el sentido,
reposando en tus labios cual beso ardiente,
esperando ser robadas en la noche inerte,
por aquel que te robo el corazón tiernamente.

Se deslizan por tu piel suavemente,
recorriendo tu tristeza sin compasión,
creando surcos de dolor inclemente,
que abaten los sueños del corazón.

Cual abrazo al alma se detienen a esperar,
que el tiempo que pasa lento las seque,
o la mano tierna del que viene a ti,
las recoja y se las lleve de tu lado para siempre.



martes, 1 de junio de 2010

Remansos de la razón.






Susurros dulces le lanzo a la soledad, que la cuentan de la calidez de mi sentir, apagando el fuego ardiente que nace de mis adentros, cuando en la oscuridad de mi mundo me olvido de vivir y muero un poquito entre las voces que se abalanzan hacia mí, evaporando los sonidos de la noche cuando le hablo a nadie de ti.
Entonces es cuando alzando la vista al suelo desde el reflejo plateado del cielo, me empapo de su fuerza y de su luz, aquella que en lo profundo de mi espacio, cuando todo se va, se sienten brotar tus te quieros y se me inunda el corazón de tu ausencia, provocando al intelecto a liberar de su prisión las palabras que vuelen hacia donde te hallas, para calmar con su magia el dolor patente de una ausencia inclemente.
Y cubren así, las horas mis anhelos con mantos de sueños imberbes aun por descubrir, despejando en cada intento, el hasta ahora incierto vagar que me lleva hasta ti clavando sus premisas en los huecos abruptos que deja el penar paciente de un alma cuando quiere y no consigue salir.
Pero guardo fielmente aquel primer recuerdo de ti que me hizo sentir y que hace aun vibrar cada parte de mi cuando lo traigo hasta aquí, acompañándome fiel cual guardián del amor que aparece en los momentos que añorando me pierdo entre la niebla perpetua del placer por tenerte y me marca el rumbo para llegar a sentirte al cerrar mis ojos..., logrando verte al mirar en mi corazón que ya solo late por ti!.


miércoles, 5 de mayo de 2010

Abrazando palabras




Comparezco fiel a la cita de cada madrugada entre tus sábanas y me quedo inmóvil observando, estimulando los sentidos para dulcemente acercarte hasta mi vera, con cada pliegue de tu ser colocado en su lugar y tu mirada plantándose en la mía hasta traernos la primavera.
Entonces comienza el cortejo singular de las palabras danzando entre los labios y arrullándonos con ellas entre sueños nos dejamos vencer por su melodía, dándonos el placer de entregarnos sin medida al sublime acontecer del amor entre bambalinas. Y entonces te envuelvo entre la seda de mi voz para acunar tus sentidos, regalando caricias de ternura a cada rincón por el que paso, mientras descubro en mi, soñando entre tus brazos, al niño que perdí, sin pensar que al despertar no te encontrare en mi regazo.
Pero poco importa en ese momento, cuando tu y yo nos amamos, con la tibieza y el placer de solamente hablarnos, sintiéndonos tan cerca que incluso nos tocamos, el hecho de estar tan alejados, descubriendo que la distancia tiene el poder y la magia de plegar el tiempo y el espacio hasta dejarnos uno junto al otro con el simple acto de cerrar los ojos y entre sueños encontrarnos.
Y así, noche tras noche vamos forjando la base de este nuestro amor, lo vamos forrando de ternura con cada latido de nuestro corazón y dándole forma con nuestras manos a golpe de caricias pintadas en el cielo con la tibieza de la voz y la templanza del deseo. Para un día no muy lejano, colgar en nuestro hogar, cada lienzo pintado de noches como esta en la que decoramos con susurros los minutos que compartimos, dando color a nuestros sueños y luz a nuestro destino.


sábado, 10 de abril de 2010

Por que diez millones no son suficientes para podernos separar.





Diez millones de huellas nos separan y sin embargo, por momentos, al cerrar los ojos a mi lado te presiento, devolviéndome miradas de ternura cargadas y sonrisas cómplices de nuestro amor, causando un dolor etéreo por la tentación de con mis manos alcanzarte y ver que por mucho que lo intente no llego a tocarte .
Cruzo el vestíbulo de esta ansiedad que me domina, con cautela en mis pasos, procurando no borrar las pisadas que en los deseos quedan marcadas y mis lágrimas se desprenden como las hojas de los árboles en otoño, rebosando este valle que son mis labios, al sentirme tan cerca de los tuyos y no poder besarlos.
Escuchando tu respiración me pierdo, entre los sueños de una vida vacía que llenas con tu sonrisa y me dejo arrastrar por la corriente de los proyectos que vuelan entre continentes, alcanzando la orilla solo cuando estas junto a mi vencida, por las palabras cálidas que se desprenden de tu amor, alcanzando de lleno a mi corazón.
Quisiera tener alas para volar y a la luna cualquier noche acompañar en su deambular, para llegar furtivo entre las sombras de la noche hasta tu ventana y revocar con ese primer beso tu condena, dándote así la libertad, esa que deseas alcanzar para correr hacia una vida nueva llena de felicidad.
Y mientras tanto sigo restando las horas que nos quedan y la angustia que marcan a mi pesar las páginas de un calendario que no parece tener final, con la única esperanza y seguridad en mi contar, que cada una de ellas que se desprende cada mañana al clarear, es un fragmento menos de dolor que me tengo que llevar, en este viaje que emprendí y hasta que no esté junto a ti no pondré final.


lunes, 5 de abril de 2010

Amanecer junto a ti.





Hay un aroma en el ambiente, que se desprende de tu cuerpo, haciéndome recordar los amaneceres perpetuos, embriagando mis sentidos de la ternura añorada, dejando un remanso de paz cuando te miro y descubro entre los rayos de luz que se cuelan entre las sabanas, las formas perfectas de tu figura por el sol bañada.
Inmóvil ante el momento, recorro con la mirada el perfil de los secretos de tu rostro, parando a cada momento para grabarlo en mi mente y jamás olvidarlo. Pues la serenidad reina en tu gesto y la dulzura en tus labios perfectos, mientras tus ojos aun cerrados me miran sin descanso, desde los sueños enredados en los mechones de tu pelo, que a lo largo de su camino ondulado, refleja alborotado, el brillo de una estrella eterna que nace cada mañana.
Mientras el frio afuera arrecia, la armonía dentro se empapa del silencio solo roto, por el trino de algún cantor entregado a la causa de dejar este día eterno en mi memoria y en mi alma, pues descubro a cada momento detalles en ella que renuevan mi sosiego y a lo largo de los minutos me dejan sin habla, ante tanta belleza que procuro no alterarla, para seguir disfrutando mientras mis dedos se escapan delineando cada rasgo sin apenas tocarla.
Que tranquilidad se respira mientras tus besos descansan, esos que después me llenan los labios de ti cada mañana. Pero hoy no quiero despertarte para calmar mi deseo y mi ansia, hoy quiero deleitarme de lo profundo de tu calma, de la dulzura de tu cuerpo mientras descansa, que hace que mis manos ardan en deseo por alcanzar la suavidad de tu piel y sin embargo se paran, pues así..., en silencio, mi anhelo se aplaca con la simple visión de la mujer a quien mi corazón ama.


martes, 30 de marzo de 2010

Tú...!






Eres..., la melodía que marca el ritmo de mi corazón,
la canción que pone letra a mis sentimientos,
el aire que respiro en cada decisión.

El sonido que agudiza mis sentidos,
el silencio que le da fuerza a mi locura,
el embrujo y lo bonito de mi soledad.

Aquel tema romántico que aviva mis deseos,
el murmullo que resuena en mis oídos,
para hacer temblar los cimientos del amor.

La voz que eleva mi autoestima,
el susurro que alimenta cada sensación,
y hace que te ame con la imaginación.

Un grito para la esperanza,
el eco de la búsqueda sin temor,
por el camino que la vida me enseño.

Eres..., la palabra que cura mis recuerdos,
la verdad que alberga toda ilusión,
la mujer que persiguen mis sueños,
lo platónico de una pasión.


domingo, 21 de marzo de 2010

Mi princesa ( Simplemente un cuento) 3ª parte





El día paso rápido entre risas y miradas, surgían espontaneas entre ellos como la flor surge del tallo cada mañana y eso hacia dulce cada momento y sutil cada roce entre los dos. Pero como todo lo bueno en la vida, se acaba pronto y de nuevo la tarde acaecía entre los árboles, dándoles el punto de partida para retirarse cada uno por su lado, no sin antes citarse de nuevo un día no muy lejano para proseguir con aquello que había nacido entre los dos, una amistad que crecía o el amor simple y llanamente, aunque aun no lo reconocieran, pues era algo tan nuevo y distinto a lo demás que habían vivido que se les antojaba inverosímil, pero real a su vez.
De esos encuentros hubo muchos a lo largo de los meses que deshojaban el calendario con una velocidad pasmosa, pues a cada encuentro, sus vidas se unían mas y mas, sin dar pie a pensar en la realidad que tenían detrás, ni en lo que realmente eran cada uno de ellos, pues la distancia entre sus vidas era tal que no se pararon a pensar en todo lo que tendrían que luchar para estar juntos, ni los problemas que les llegarían cuando decidieran expresar sus sentimientos.
La princesa soñaba toda su vida con un amor así, mientras no dejaba de darle vueltas a la cabeza sobre como decirle su verdad, sabiendo que ese momento podría dañar todo lo que hasta ahora tenían. Y el humilde joven, apenas podía creer que tal belleza y dulzura fueran reales y se hubieran fijado en el, pero aun así los dos proseguían alimentado sus sueños día y noche, llenando cada vez más sus corazones y haciendo que fuera imprescindible ya la presencia del uno para complementar al otro.
Un día, el rey advirtió que a su pequeña le ocurría algo, que hasta ahora no había visto nunca en ella, pues el brillo de sus ojos delataba su felicidad. Intrigado por tal acontecimiento, pues el suponía que no era por el casamiento que habían preparado para ella, decidió hacerla seguir en uno de sus paseos, que cada jornada se alargaban mas y mas. Y así fue como aquel día de invierno, en que el frio arreciaba y la nieve cubría los pastos y las cumbres, las pisadas de la joven fueron seguidas por el lacayo del rey, observando atónito como la princesa se encontraba con el joven apuesto y humilde en un pequeño cobertizo, donde la lumbre alimentaba los troncos que daban calor a la estancia y la luz suficiente para que pudiera ver como entre los dos había algo más que una amistad. Raudo corrió para informar al rey de tal acontecimiento, mientras temblaba por la fatal noticia y por la reacción del monarca al saberla, pues la boda con el príncipe heredero estaba a las puertas y aquello no podía ser cierto..., la princesa estaba enamorada de un plebeyo!


( Continuara...)

lunes, 1 de marzo de 2010

Mi princesa ( Simplemente un cuento ) 2ª parte






Aquel momento se paró en el tiempo y durante no se sabe cuántos minutos, se quedaron inmóviles mirándose en silencio, absorbidos por una fuerza mayor que minaba su resistencia por cambiar ese instante.
Ninguno de los dos atinaba a pronunciar palabra, pues algo dentro de ellos estaba cambiando sin saber aun que era, pero lo increíble es que no les desagradaba sentirlo, mientras seguían uno frente al otro entregándose miradas.
Después de un largo rato el joven apuesto le entrego con una reverencia la flor rompiendo ese silencio y con apenas unas palabras se saludaron, presentaron y empezaron a charlar como si nada, apoyados en la sombra de un árbol, que les cobijaba del sol de aquella preciosa mañana.
Ella por supuesto escondió su condición y el simplemente escuchaba embobado como aquella mujer dejaba fluir sus palabras, dando un nuevo sentido a la palabra complicidad, pues se abrieron desde el primer momento y en apenas unas horas, que parecieron minutos, les dio la sensación de que se conocían hacia ya mucho tiempo.
Pero precisamente el tiempo es implacable y aquel primer encuentro dio a su fin, dejando en cada uno de ellos un regusto dulce, por tan inesperado encuentro y amargo a la vez por la separación, que les llevo a cada uno de nuevo a su cotidiana vida llena de realidades que nada tenían que ver con aquel tiempo que pasaron juntos.
Aquella noche fue diferente en sus respectivos aposentos, pues sus mentes al unisono viajaban de nuevo hasta los instantes donde disfrutaron de su compañía y los sueños empezaron a nacer sin darse cuenta.
Por primera vez en mucho tiempo las ilusiones de cada uno, que viajaban en dos direcciones muy distintas, giraron de repente para encontrarse en un punto común, pues el deseo por encontrarse de nuevo crecía a cada minuto que pasaba y la madrugada se hacía eterna entre deseos y sentimientos que crecían veloces, añorando la mañana y el amanecer que jamás parecía llegar, para volver a aquel lugar esperando encontrarse de nuevo.
Así fueron pasando para los dos los interminables minutos aquella noche, sin apenas conciliar el sueño, pero recogidos en un calor que antes nunca sintieron y que les llevo en volandas hasta que el gallo canto, dando punto de partida a un nuevo día, que se antojaba especial.
Suponemos que por parte de los dos había un temor palpable, pues en ningún momento volvieron a citarse para proseguir su charla del día anterior, pero en los dos nacía una esperanza al pensar que se encontrarían allí de nuevo y con ese sentir pusieron en funcionamiento sus respectivos menesteres diarios, partiendo raudos una vez acabados hacia el lugar concreto donde pensaron se encontrarían y proseguirían lo que la tarde y el tiempo les arrebato el día anterior.
Caminaban con temor y con ilusión a la vez, sus corazones latían con más fuerza mientras se iban acercando y un hormigueo recorría su estomago. No podían creer aquello que les estaba ocurriendo, pues no dejaban de pensar que apenas 24 horas antes eran dos completos desconocidos y hoy sus vidas parecían correr a la par junto con sus ilusiones.
Al lugar llegó antes él, y recorrió con la vista hasta donde el horizonte le dejaba y en todas direcciones, sin ver a nadie por allí. Una desilusión le atravesó el cuerpo como un rayo mientras quedaba pensativo y sentándose a la sombra del árbol que les cobijo el día anterior, espero paciente que se obrara el milagro y apareciera de nuevo aquella enigmática mujer que le había devuelto a su vida mil y una razones para vivirla intensamente.
No paso mucho tiempo así, pues del camino que divisaba desde su posición, a lo lejos, aparecía la figura delicada de quien esperaba ansioso y que bajaba por el sendero caminando con tranquilidad mientras se acercaba hasta el.
De nuevo juntos y sin muchos preámbulos, volvieron a dejarse llevar por el momento, esta vez paseando por aquel precioso lugar mientras sus voces resonaban entre los árboles y las miradas, que cada vez se hacían más notorias entre ellos, surgían espontaneas entre risas y palabras que desbordaban de ilusión su pequeño mundo, creado de la nada y acomodado ya entre sus vidas.

( Continuara...)

miércoles, 24 de febrero de 2010

Mi princesa. ( Simplemente un cuento) 1ª Parte...



Si deseas escucharlo, pulsa PLAY




Cuentan los viejos del lugar, que antaño, o sea hace ya muchos, muchos años, hubo una historia de amor que en el tiempo parada quedó, y así poderla contar. Una leyenda no escrita que corrió de boca en boca por lustros y generaciones, sin apenas cambiar palabras ni los hechos que de ella se pueden aun escuchar, relatados por los ancianos y oídos por todos aquellos que quisieron por aquí pasar, sentarse a descansar y parar el tiempo en su ajetreado mundo para embelesarse con tan maravillosa historia, que a ustedes paso a relatar. Así que acomódense y dejen todo para después, pues de aquello que ocurrió, hoy les diré!.
Comienza dicho relato en un día de verano caluroso, donde los grillos con su orquestina ponían la melodía a un paisaje verde y frondoso, donde las flores aparecían a cualquier lugar donde miraras y los pájaros trinaban su canto al cielo, dando compaña a la brisa que balanceaba suavemente las hojas, las flores y las briznas de hierba por las que paseaba una princesa aquella linda mañana, que con una mirada triste no apreciaba toda aquella belleza que la rodeaba, pues su mente bien lejos estaba, perdida en pensamientos sobre su vida, su futuro y lo que el corazón le dictaba mientras con el amor soñaba.
Pues no hacía mucho tiempo que el Rey (su papá), le confirmo la buena nueva de un matrimonio de conveniencia con un príncipe apuesto y valiente de un país lejano, que por interés para su reino habían elegido para ella sin ni siquiera preguntarla.
Desde entonces ya no fue la misma, pues ella añoraba un amor nacido desde el corazón y no un matrimonio a ciegas, del cual no podría sacar el calor que ansiaba para desbordar de felicidad sus días.
Todo transcurría sin sobresaltos en su monótono devenir de las horas vacías, pero aquella mañana el destino la tenía preparada un giro inesperado que cambiaría su vida y lo que hasta ahora conocía.
De su paseo matutino diario, disfrazada de doncella para no ser reconocida, apenas recogía la delicada esencia que la rodeaba y vagaba como alma en pena por los prados, esperando, sin más esperanza que una vida ya marcada. Absorta en su pena apenas se dio cuenta que a pocos metros de ella un joven apuesto trabajaba el campo sin descanso, recogiendo los frutos de la tierra.
En ese momento el joven levanto la cabeza y la vio acercándose despacio sin reparar en su presencia. El no sabía quién era, pues sus ropas no delataban su posición ni realeza, solo quedó prendado por su belleza y la tristeza de unos ojos que brillaban como estrellas. Así que sin mediar palabra, soltó los instrumentos de labranza y como guiado por un instinto, encamino sus pasos hacia ella para cortarle el paso y presentarse a quien de momento, le había tocado donde ninguna mujer antes lo había hecho..., en el corazón.
Solo llevaba entre las manos una bella flor que había recogido y un temblor en sus piernas que no acertaba a descifrar, pero algo hacia que sus pies se movieran sin control en dirección a tan preciosa mujer que nunca antes había sido vista por allí. Y con esa sensación llegó hasta su altura en el mismo momento que ella levantando la cabeza se percato de su presencia, sobresaltándose en un primer instante, para reponerse del pequeño susto al momento y quedar prendada de aquellos ojos verdes que la miraban embelesados y que sin mediar palabra, estaban fijamente clavados en los suyos…
( Continuará )


miércoles, 10 de febrero de 2010

Mi regalo para ti... Felicidades mi amor.






Hoy voy a volcar mi corazón encima de la mesa y así podré encontrar los residuos que quedaron de aquello llamado amor, hoy entregaré mi corazón limpio y aseado, sin dobleces ni escondites, sin cortes ni hendiduras. Hoy lo voy a curar sin mirar atrás poniendo en cada herida un poquito de tu amor para entregártelo sin condición y al cogerlo sientas la verdad de lo que alberga su interior.
Cansado quede de mendigar entre sentimientos de mentira, llenándolo de suciedad que empañaron su cordura, de olvidar su autentica misión regalando cada porción a quien jamás supo darle valor, de suplir con vinagre las mieles que derrame y de aprender que en el amor, no basta con entregar tu corazón.
Por eso limpio a conciencia cada pena que grabe en su interior y sin dejar nada al azar, lo cubro de ti, para que al acogerlo, recibas de él todo mi ser, toda mi pasión, la dulzura que al conocerte nació y cada latido, que al escucharlo, será la melodía de nuestro amor.
Y así te lo entrego hoy, envuelto en papel de regalo que con ilusión te llegará, para llenar todos tus vacios y cumplir con la misión de apagar tu soledad, pues a partir de ese momento jamás sentirás lo que significa estar sola ni se apartara de ti la felicidad.
Y aunque en el mundo no exista renglón sin escribir ni palabra sin decir, aún así, repetiré sin cesar, las líneas que se escriben a diario en este libro que dictamos los dos, mientras llenamos de pasión los minutos compartidos y volcamos sin descanso uno en el otro tanto amor.
Felicidades mi amor en tu día, que tus sueños se cumplan a medida que el dolor se apague y la dicha te reciba cada amanecer, con un beso de mis labios que desde aquí te mandaré. Te amo Gaby.


domingo, 31 de enero de 2010

Sí es verdad... (con acento en la i )

Por que una imágen vale más que mil palabras, y mil palabras nunca alcanzaran a expresar todo lo que siento por ti..., TE AMO Gaby



video




Estoy postrado en el lecho de mis sueños, envolviéndome con su calor, mientras la vida pasa a mi alrededor, como el viento que cada mañana roza mi cara pintándola de un nuevo color. Me empapo de su esencia, dándoles valor, a la vez que descubro los motivos que me llevaron a tan lejano lugar escondido en la imaginación.
Te pienso a cada segundo, te presiento a mi vera cuando cierro los ojos, percibo tu mirada en la oscuridad de mi cuarto y hasta tu olor me llega si me dejo llevar, así entretengo al destino hasta que a mi lado puedas llegar.
Porque tú me hiciste de nuevo, tú me inventaste en tu mente para de nuevo aprender a amar y renació de la nada un nuevo amanecer en mi corazón, que ilumina cada latido que resuena en su interior.
Devolviste la luz a las noches oscuras y el aire a un ahogado corazón, creció la hierba de nuevo entre mis pies y el camino alfombra se volvió para caminar…, para andar un nuevo sendero que surgió de entre los muros de la sinrazón.
Hoy te invento en cada esquina, te escucho en cada canción, me alimento de tu voz y revivo con tu mirada aquello que un día en el pozo del olvido cayó.
Hoy me vuelvo a despojar del escudo infame que cubrió mi vida, para enfrentarme a pecho descubierto y sin miedos, al ejército de reproches y mentiras, de envidias y falacias, de soldados encubiertos y voluntades perdidas que rodean este amor, para derrotar con la verdad a quien se quiera a nosotros enfrentar.
Pues este sentimiento tiene buenos cimientos y jamás podrán dañar lo que sustenta tanto amor, ni los juicios de valores, ni las envidias del dolor, ni las palabras sin fondo y mucho menos el clamor..., de quien dicta sin motivos las normas que gobiernan este teatro llamado mundo, sin entender que cuando nace un sentir así de lo más profundo, nada ya lo puede parar y para bien o para mal, necesita llegar hasta el final.
Por eso hoy te digo mi amor, que te quiero sin medida, pues no encuentro el final de tanto sentir y te amo como a nadie lo hice jamás, pues demostrado está por parte de los dos, que a pesar de el camino que nos queda por andar, lo que sobran son ganas y fuerzas para caminar.


miércoles, 13 de enero de 2010

Arrancando pétalos al destino








Renacer de las cenizas con los sueños a cuestas, mientras me compongo de nuevo y coloco en el lugar adecuado cada deseo que traigo, arraigando sus raíces con tiento en el nobel corazón.
Superado el escollo, atiendo a razones concretas que me dicta el destino incierto y me dejo llevar, no sin cuidado, por los caminos que ante mi se abren, discurriendo por todos ellos a la vez y por ninguno en concreto para al fin alcanzar o al menos intentarlo, el tan ansiado sueño que se repite en mi cabeza sin cesar, siendo consciente que aun es solo eso..., un sueño más que queda por cumplir.
Entre nubes voy volando con las alas de repuesto, dejando las originales con mimo colgadas y usarlas en ese momento, en que mas raudo y veloz tenga que volar a recoger los frutos de este árbol otoñal, que sus hojas deja caer sin remedio, pero al que recojo entre mis brazos para darle el calor indispensable, que hará renacer en él tan ansiado pelaje de nuevo.
Y pasan las estaciones y sus climas, dejando la huella en cada pliegue de mi tiempo, acortando el momento que contigo quiero, ver caer la nieve en invierno y las hojas dejarse balancear por el viento, las flores llenar de color tu pupila y el sol calentar ese tan esperado beso.
Hasta aquí llego para decir cuánto te quiero y abandonar los sueños en el baúl que algún lejano invierno abriremos, entre polvo y minutos caídos al suelo, rememorando que lo que un día fuera anhelo perdido en la distancia incierta, ese día será adorado recuerdo vencido por el amor y el deseo.

Blog Widget by LinkWithin

Entradas populares